512zKc6JbcL._SX258_BO1,204,203,200_
Libro 20 Reglas para Crear un buen Diseño
2 agosto, 2015
slide_348266_3705113_free
Los carteles de películas conocidisimas, transformados en GIFS
5 agosto, 2015
Show all

Diseño Gráfico: introducción

creativity-395344_1920

El diseño gráfico ha emergido como disciplina independiente en los últimos 50 años. El diseño mismo, que se puede definir en términos generales como la ordenación, composición y combinación de formas y figuras, es, por supuesto, tan viejo como el arte mismo. El término “composición”, empleado por ejemplo con referencia a la pintura y el dibujo, significa en realidad el “diseño” de la obra.

A lo largo de la historia todos los artesanos han sido diseñadores. Crear un objeto de plata, de madera o metal, implica resolver la relación entre los elementos del objeto, su diseño. Sin embargo, hacia finales del siglo XIX, y en mucho mayor grado durante el siglo pasado y en el presente, las funciones del diseñador y del creador han tendido a diverger, y el diseño se ha hecho más independiente.

Arte, ilustración y diseño gráfico
Existe una gran semejanza entre el trabajo del diseñador gráfico y el del ilustrador. Como el ilustrador, el diseñador gráfico es un artista al servicio de los que le encargan su trabajo y también el campo de actividad del diseñador se ha ampliado enormemente al aumentar la sofisticación de los procesos técnicos de realización y producción.

Los objetivos del artista y del diseñador gráfico difieren considerablemente. El prestigioso diseñador americano Milton Glaser ha señalado claramente la diferencia: “En el diseño hay un cuerpo dado de información que debe comunicarse para que el público la experimente. Este es el objetivo primario en la mayoría de las actividades de diseño. Por otra parte, la función esencial del arte es cambiar e intensificar la percepción de la realidad por cada persona.

Con la expansión de la publicidad, los medios de comunicación de masas y las redes sociales, también se ha expandido el trabajo del diseñador gráfico. Algunos diseños como la concha  de la compañía Shell o la forma de las botellas de Coca-Cola, se han convertido casi  en sinónimos del producto mismo.Hoy día, prácticamente todo lo que se puede compar, desde un coche a un paquete de jabón en polvo, ha sido diseñado y el diseñador gráfico habrá intervenido en algún punto del proceso, sea el material de promoción del coche o el diseño y formato del paquete de jabón.

Un poco de historia
Gran parte de la historia del diseño gráfico es paralela a las del arte y la ilustración. Geoffroy Tory, ilustrador del siglo XVI, fué posiblemente uno de los primeros diseñadores gráficos, ya que fue de los primeros en diseñar libros y páginas manipulando el texto, la ilustración y los márgenes con vistas a su impacto visual.

Desde el siglo XIX, al hacerse más fácil la reproducción de la ilustración y cobrar importancia la presentación y empaquetamiento de productos comerciales, debido a la competencia, el arte del diseño gráfico ha ido ganando importancia. De manera paralela, también ha aumentado la importancia de todos los demás aspectos del diseño, en la industria, la tecnología, la arquitectura y el comercio.

Gran parte del diseño actual consiste en combinar elementos del arte con los de la industria y el comercio, pero los dos campos no siempre han marchado en armonía. El artista inglés del siglo XIX William Morris, artesano, ilustrador, diseñador y escritor, puede ser considerado como uno de los “padres fundadores” del diseño moderno.

La “Bauhaus” fue una escuela de diseño que pretendía formar estudiantes que fueran igualmente expertos en el arte y en los trabajos manuales, además de artesanos funcionales, con orientación industrial. La instrucción práctica, donde se insta en los problemas industriales de la producción en serie, tenía lugar en talleres. La calidad de la enseñanza en la “Bauhaus” contribuyó mucho a su impacto.

En las ramas del diseño gráfico donde la tipografía tiene extrema importancia, las dos principales influencias durante el período comprendido entre las dos guerras mundiales fueron los rotulistas y tipógrafos Stanley Morison y Eric Gill. Morison amplió la gama de tipos de utilización comercial, sobre todo cuando trabajó para la Monotype Corporation. Gill diseñó, entre otros los tipos Gill Sans y Perpetua.

La explosión actual del diseño gráfico comenzó en Europa en los años sesenta, aunque había empezado antes en los Estados Unidos. Tuvo su origen en la prosperidad de consumo, que provocó un aumento masivo de la publicidad, el periodismo y la publicación de libros y también la expansión de la televisión y la radio.

El proceso de diseño
Todo diseño tiene que atravesar diferentes etapas hasta que se plasma la idea original en forma gráfica. Naturalmente los factores de un diseño varían según la intención de cada obra. La primera etapa es el encargo: escoger al diseñador que “a los ojos de los que encargan el trabajo” sea el más adecuado para llevarlo a cabo.  Es raro que un diseñador trabaje sin un encargo previo. El primer paso es una breve entrevista entre el diseñador y el cliente. En esta etapa hay que decidir el esbozo de lo que se desea, junto con otras cuestiones tales como presupuesto y plazo de tiempo de realización y entrega, Una vez decididos los detalles iniciales, el diseñador prepara una versión aproximada del diseño, que puede variar desde un simple esbozo de los componentes básicos hasta un boceto acabado. El boceto debe incluir la rotulación (si la hay) y la composición de los elementos gráficos. El diseñador trabaja con un lenguaje de signos e imágenes y en todos los casos está tratando de comunicar información (que puede no ser nueva ni interesante) de un modo que resulte nuevo e interesante para el público.

Es posible que el diseñador tenga que calcular el coste aproximado de la reproducción e impresión, de modo que debe estar bien familiarizado con todos los aspectos de los procesos de reproducción e impresión. Quizá corra a su cargo el encargar fotografías o ilustraciones para el diseño, así que debe ser capaz de dar instrucciones al fotógrafo o ilustrador , así como calcular el presupuesto para estos trabajos,

Cuando el diseñador dispone de todas las copias, fotografías e ilustraciones, puede ya empezar a preparar el diseño para su reproducción e impresión. Una vez preparado se manda a reproducir. Cuando le devuelven las pruebas el diseñador debe repasar todos los colores y corregir cualquier mancha o fallo.

La etapa final, antes de imprimir, es el montaje, para lo cual debe haberse terminado todos los detalles y especificar las instrucciones para la impresión.

Las revisiones finales, especialmente de color, deben hacerse cuando el trabajo está en “máquina” , es decir, listo para imprimirse. En esta fase, las alteraciones son caras y difíciles de hacer. Estas son las principales etapas de todo trabajo de diseño, aunque en cada caso hay diferencias. por ejemplo, suelen necesitase varios bocetos antes de dar por finalizado el diseño. Los diseños para libros y revistas suelen exigir una estrecha colaboración entre el diseñador y el director.

Topografía

Comments are closed.